Empresaria Mexicana

El amor te sorprende cuando menos te lo esperas

El amor te sorprende cuando menos te lo esperas

Muchas personas buscan desesperadamente el amor. Malas noticias: el amor no llega de la desesperación o la prisa. El amor te sorprende cuando menos te lo esperas.

¿Que es el amor?

El amor es el sentimiento por excelencia. Sentir amor y ser amados es una de las mejores experiencias para cualquier ser humano. Tanto así, que la experiencia del amor puede transformar vidas. O la ausencia de amor puede trazar caminos incomprensibles. Definir el amor es simple: es la experiencia de un sentimiento noble que uno puede sentir por otra persona, animal u objeto. Evidentemente hay diferentes tipos de amor. Amor de pareja, hacia los hijos, amigos, padres, etc.

El amor en tiempos de cólera

Muchas personas han idealizado el amor como una relación romántica, llena de detalles y sorpresas. Se idealiza también a la pareja. Se idealiza al amor como la perfección… y nada más lejos de ello. Incluso, hay ideas de que el amor debe de ser un tanto torturante. Nada más lejos de ello.

Casí todos sabemos querer pero pocos sabemos amar…

En realidad, el ser humano está diseñado para dar y recibir amor. El ser humano es un ser amoroso por naturaleza. Sin embargo la concepción y el significado del amor a través de diferentes épocas se ha transformado. Tanto así que muchos confunden amar con sufrimiento. No hay nada más peligroso que eso. El amor no implica ningún tipo de sufrimiento, todo lo contrario: es una realización. Sin embargo, la cultura del sufrimiento ha impregnado esta idea con canciones, telenovelas, novelas, etc. que hablan de sufrimiento en las relaciones amorosas como un arquetipo. Sino no se vive con sufrimiento, entonces no es amor. Nada mas equivocado que esto.

Yo no nací para amar, nadie nacio para mi…

Lo cierto es que uno no puede dar lo que no tiene. Si uno no se tiene amor propio lamentablemente no podra ofrecer amor. Se confundirá en una relación tormentosa y dependiente. Lo que hoy le llaman relación tóxica. La máxima virtud del amor es la paciencia. El amor no puede venir de un acto desesperado, ni de una necesidad para llenar un vacío que nosotros mismos hemos creado y somos incapaces de remediar. Si uno no remedia y arregla su propia vida, sus propios vacios, sus propias huellas de abandono, nadie más lo hara.

El amor llega cuando menos te lo esperas

La unica condición: tener una actitud amorosa. Amor a la vida, amor a nuestros semejantes -al menos los más inmediatos- y por supuesto, amor a uno mismo. La máxima expresión del amor es la paciencia. Cuando uno pierde la paciencia por alguien más el amor se interrumpe: llegan los gritos, las molestias, las reclamaciones, etc. ¿Imaginan cuando uno se pierde la paciencia a si mismo? Llega la desesperación, la autoconmiseración, el abandono de uno mismo hacia uno mismo y entonces, si llega algo lejanamente parecido al amor, lo tomamos con desesperación y apego. Nos subordinamos. Lo opuesto del amor no es el odio, sino el apego desesperado.

Seamos pacientes. Esperemos el amor con amor. Y entonces el amor nos sorprenderá.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.